Mandataria encabezó ceremonia de celebración de la Ley de Agua Potable Rural.

La nueva legislación regula los servicios sanitarios rurales, beneficiando a cerca de un millón 700 mil personas. “Con esta ley garantizamos que los más de 1.700 Sistemas de Agua Potable Rural que existen en nuestro país, y los muchos más que vendrán, continuarán dando sus servicios a cientos de miles de familias a lo largo de Chile”, señaló la Jefa de Estado.

SISS, ley, agua potable. rural, presidenta.
SISS, ley, agua potable. rural, presidenta.

Isla de Maipo, 22 de noviembre de 2017: Hasta la Cooperativa de la Islita Santa Margarita, en la comuna de Isla de Maipo, llegó la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, acompañada por el ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, y de Agricultura, Carlos Furche, para participar de la ceremonia de celebración de la Ley de Agua Potable Rural.

Entre los principales aspectos de la Ley, explicó la Jefa de Estado, se encuentran el fortalecimiento de la gestión de las organizaciones comunitarias, preservando con ello el carácter participativo y comunitario de la gestión.

Además, establece los derechos y las obligaciones de las organizaciones comunitarias, así como los derechos y obligaciones de los socios, sustentados en los conceptos de solidaridad entre socios y usuarios y de no discriminación respecto del servicio sanitario rural.

Protege los territorios hoy día atendidos por las organizaciones comunitarias, para que sean ellas solamente quiénes presten servicios en dichos territorios y no puedan ser utilizados por empresas con fines de lucro.

“Serán los propios los dirigentes y las comunidades, que han estado presentes a lo largo de todo el desarrollo de este proceso, los encargados de velar para que esta ley siga avanzando y dé sus mejores resultados. Porque a través de los Consejos Consultivos Nacionales y Regionales, podrán orientar e impulsar las políticas de asistencia y promoción de los servicios sanitarios rurales”, aseguró la Mandataria.

Además, agregó la Presidenta, crea la Subdirección de Servicios Sanitarios Rurales, que internaliza la Gestión de Proyectos y la Asesoría y Asistencia en la Dirección de Obras Hidráulicas, actividades hoy desarrolladas por las Unidades Técnicas de las Empresas Sanitarias mediante Convenios.

Y se establece que el otorgamiento de licencias es indefinido, pero está sujeto a evaluación de acuerdo con las exigencias establecidas por la ley, de tal manera que se resguarde el adecuado funcionamiento del sistema y del territorio en que operan.

“Con esta Ley garantizamos que los más de 1.700 Sistemas de Agua Potable Rural que existen en nuestro país, y los muchos más que vendrán, continuarán dando sus servicios a cientos de miles de familias a lo largo de Chile, familias que valoran y protegen su gestión comunitaria, sin fines de lucro y participativa”, señaló.

Y al finalizar sus palabras, la máxima autoridad del país destacó la importancia de las comunidades en la participación y el trabajo.

“Lo que ustedes hacen es un tremendo ejemplo para Chile, porque cuando todos nos implicamos en una misión importante, también podemos disfrutar todos de los buenos resultados. Lo digo por esta ley, pero lo digo también por las tareas que tenemos como país, partiendo por definir quién queremos que este 17 de diciembre sea electo como Presidente de Chile. Porque el desarrollo de nuestro país es la tarea colectiva más hermosa que tenemos, y para eso necesitamos la participación y la determinación que ustedes conocen tan bien y ejecutan también”, sostuvo.

Rol de la SISS en el ámbito rural

Profesionales de distintas áreas de la SISS han participado activamente en la redacción del proyecto de ley, y en la actualidad, del Reglamento, cuyo ámbito de aplicación es regular las prestaciones de agua potable, alcantarillado y tratamiento de aguas servidas prestados en áreas rurales por parte de cooperativas y comités conformados para tales fines, destacándose el espíritu comunitario que realza esta actividad por muchos años.

El proyecto viene a regular aspectos técnicos, normativos, tarifarios, de gestión y patrimoniales de los sistemas de agua potable rural, así como, se regula la función del Estado en estos servicios, definiéndose los roles que les corresponderá a cada uno de los organismos que intervienen.

Se trata de una legislación que le va a dar institucionalidad a las cooperativas y comités que prestan sus servicios en el área rural, pero en donde, sin embargo, no estaban establecidos los derechos, los deberes y cómo apoyaba finalmente el Estado más allá de la apertura de los sistemas.

En cuanto al rol que le corresponderá a la SISS, estará centrado básicamente en dos funciones primordiales para el buen funcionamiento de estos servicios, ahora bajo esta nueva institucionalidad: por una parte, con la labor fiscalizadora de la calidad y continuidad de la prestación, protegiéndose los intereses de los ciudadanos usuarios de estos servicios; y por otra, la fijación de las tarifas a cobrar a estos últimos, con el claro propósito que éstas respondan a criterios de justicia y transparencia.

El proyecto establece que los territorios operacionales de los servicios sanitarios rurales solo podrá ser operado por cooperativas o comités, y excepcionalmente por otras personas naturales o jurídicas. Adicionalmente, otorgará licencias indefinidas para los sistemas existentes que hayan contado con inversión del Estado, para lo cual deberán inscribirse en un registro que llevará el Ministerio de Obras Públicas.

Los profesionales de la SISS, a través de sus oficinas regionales en todo el país, han participado durante el transcurso del año 2017  en distintas instancias de diálogo y de participación ciudadana aclarando inquietudes durante las mesas de consultas, las cuales han sido ampliamente valoradas por los asistentes a estas actividades.

SISS, ley, agua potable. rural, presidenta.
subir