Sanciones y fundamentos técnicos de la SISS permitirán abrir mediación colectiva del SERNAC para que Aguas Andinas compense a los vecinos afectados por cortes masivos de abril pasado

Dos multas que ascienden en total a 810 UTA (equivalente a alrededor de 450 millones de pesos), aplicó la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) a la empresa Aguas Andinas S.A. tras resolver el proceso por los cortes de suministro de agua potable ocurridos el pasado sábado 16 y el lunes 18 de abril último, y que generaron una evidente alteración en el cumplimiento de las obligaciones de calidad y continuidad de los servicios que debe asegurar la compañía.

Santiago, 30 de agosto de 2016: La empresa Aguas Andinas S.A. fue oficiada por el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) para concretar una mediación colectiva para compensar a un millón 42 mil clientes de Aguas Andinas, residentes de 29 comunas de la Región Metropolitana, quienes se vieron afectados por los cortes de agua potable de los días 16 y 18 de abril último, sustentada en los argumentos técnicos desarrollados por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS).

La SISS resolvió sancionar a la concesionaria con una multa de 160 UTA (equivalente a $ 88.141.440), tras verificar que durante la emergencia no se encontraban en operación los Pozos de Renca y Providencia, ni tampoco, previo a los cortes de suministro, la ampliación de la planta de tratamiento de agua potable Complejo Vizcachas, además de encontrarse en uso parcial los sondajes La Pintana Etapa II.

Además, el organismo aplicó una segunda multa de 650 UTA (equivalente a $ 358.072.600) por cuanto el organismo verificó una "falta de operación de la infraestructura sanitaria afectando a la generalidad de los usuarios del servicio de distribución de agua potable del Gran Santiago, toda vez, que la oportuna operación de las obras habría significado una disminución en la cantidad los afectados y/o disminución en la extensión de los cortes".

El Superintendente de Servicios Sanitarios, Ronaldo Bruna advirtió que previamente la SISS había requerido a la concesionaria implementar mejoras en los planes de emergencia ante situaciones de turbiedad extrema en las fuentes superficiales, tras los episodios anteriores ocurridos en los años 2008 y 2013, que también fueron motivo de procesos investigativos y sancionatorios dado que estuvieron asociados a cortes masivos de agua potable y que significaron, en definitiva, multas de 100, 240 y 400 UTA.

"Esto no es fuerza mayor, es un evento de la naturaleza que se repite en el tiempo. Las empresas concesionarias de servicios sanitarios de todo el país deben responder con los estándares de profesionalismo que la ley les exige y; a su vez, éstas deben informar veraz y oportunamente al organismo que los regula y fiscaliza, en este caso la SISS, sobre su plan operativo para eventos de alta turbiedad, estableciendo su plan de monitoreo en los puntos altos de la cuenca, principalmente, antes que se pase del estado de normalidad al de alerta", advirtió el titular de la SISS.

El Superintendente precisó que la cuantía de las multas fue determinada considerando el número de usuarios afectados y la gravedad de la infracción, así como la repetición de situaciones similares, sancionadas en el pasado.

subir