SISS en Maule fiscaliza plantas de tratamiento de aguas servidas de la zona

Durante las visitas a terreno se verificó la correcta operación de las diferentes líneas de proceso de las lagunas de tratamiento de la Cooperativa de Servicios Sanitarios Maule, y también se inspeccionó las plantas de tratamiento de aguas servidas de Chanco y Curanipe, administradas por la empresa de servicios sanitarios Nuevo Sur S.A.

Talca, 14 de julio de 2016: Funcionarios de la Oficina Regional en Talca de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) realizaron una fiscalización preventiva al estado operativo de diferentes sistemas de tratamiento de aguas servidas que operan en la zona, y que son administrados por la concesionaria Nuevo Sur S.A. y la Cooperativa de Servicios Sanitarios Maule.

El jefe de la Oficina Regional en la zona, Juan Carlos González, advirtió que el organismo ha mantenido una permanente vigilancia sobre los sistemas de tratamiento, en especial los que han presentado anteriormente problemas como es el caso de la planta operada por la Cooperativa de Servicios Sanitarios Maule. "Hemos estado verificando el cumplimiento tanto de las instrucciones impartidas como del programa de autocontrol exigido por la SISS", indicó el profesional.

El profesional de la SISS precisó que "esta cooperativa mantiene un cronograma de obras comprometido con nuestra institución para la readecuación de su sistema de tratamiento de aguas servidas, la que debería estar finalizado en marzo de 2017. Sin embargo, y tras las inspecciones, se puede apreciar un retraso en la ejecución de las obras razón por la cual se tomarán las medidas administrativas correspondientes".

También informó que se han desarrollado inspecciones a las líneas de agua y de lodo de las plantas de tratamiento de aguas servidas de las localidades costeras de Chanco y Curanipe, operadas por la empresa Nuevo Sur S.A.

"Ambas plantas son de tecnología de lodos activados, y cuentan con etapas de tratamiento preliminar y tratamiento biológico (reactor biológico seguido de un clarificador), finalizando con la desinfección en una cámara de contacto al final de la línea de agua. En la fiscalización, además de constatar la mantención y operatividad de los equipos y procesos de los sistemas, se revisó los principales parámetros operacionales y se ejecutaron análisis sensoriales respecto de la emisión de olores molestos", informó González.

Finalmente detalló que se verificó, en forma conjunta con los vecinos del sector, el funcionamiento de estos sistemas. "Adicionalmente se entregó a los vecinos un número de contacto de nuestra institución, para que puedan denunciar inmediatamente cualquier anomalía observada en la planta de tratamiento de su localidad", señaló el jefe de la Oficina Regional de la SISS en Maule.

subir