Corte de Apelaciones ratifica multa 1.000 UTA aplicada por la SISS contra ESVAL S.A.

La empresa sanitaria fue multada por los cortes no programados ocurridos a partir de los días 9 y 14 de julio de 2013, producto de la rotura de la matriz Gran Alimentadora de Valparaíso. Ambas multas sumaban en total 1.000 Unidades Tributarias Anuales (UTA), equivalente a 550 millones de pesos. El 23 de abril de 2014 la empresa impugnó la sanción ante los tribunales de justicia, judicializando el proceso.

Santiago, 13 de julio de 2016: La Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago ratificó la multa correspondiente a 1.000 Unidades Tributarias Anuales (UTA) aplicada por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) en contra de ESVAL S.A., través de la cual se multó a la concesionaria por los cortes de agua potable no programados ocurridos a partir de los días 9 y 14 de julio del año 2013, producto de roturas de la Gran Alimentadora de Valparaíso y que generó la interrupción del suministro a cerca de 60 mil habitantes.

La sanción aplicada por la SISS consideró, por una parte, una multa de 100 UTA en virtud de la infracción a su obligación de garantizar la calidad y continuidad del servicio de distribución de agua potable que presta en la ciudad de Valparaíso en razón de los cortes no programados del pasado 09 y 14 de julio de 2013. Adicionalmente, se aplicó una multa de 900 UTA, por haber puesto en peligro la salud de la población y afectar a la generalidad de los usuarios.

Asimismo, la interrupción del suministro se extendió por más de 45 horas y generó daños a la propiedad pública y privada dado que resultaron 83 personas damnificadas y 39 propiedades destruidas, consecuencias que fueron consideradas por la SISS como un hecho que puso en peligro la salud de la población y que tuvo repercusiones en la generalidad de un sector de la población, trascendiendo el ámbito de los directamente afectados.

La multa establecida por la SISS fue reclamada administrativa y judicialmente por ESVAL S.A. el 27 de enero de 2014, proceso que se desarrolló desde esa fecha hasta el 1° de junio en la que el tribunal de alzada dictó el fallo definitivo.

La decisión judicial ratifica que ESVAL S.A. contaba con información suficiente para haber adoptado todas las medidas necesarias para cumplir cabalmente sus obligaciones, conforme a los artículos 34 y 35 de la Ley General de Servicios Sanitarios.

Es del caso señalar que ESVAL interpuso recurso de casación en el fondo con fecha 10 de junio de 2016, recurso que actualmente se encuentra pendiente de trámite.

subir