Autoridades exigen a Aguas Chañar enfrentar situación sanitaria en Copiapó en distintos frentes de trabajo.

Autoridades informaron que se han despejado 4 kilómetros de las redes de alcantarillado en Copiapó, de los 14 kilómetros que se consideran obstruidos.

Copiapó, 07 de abril de 2015: Los equipos de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) se mantienen desplegados en la Región de Atacama, inspeccionando en terreno el estado de los servicios de abastecimiento y distribución de agua potable, y la limpieza de las redes de alcantarillado, tras los aluviones ocurridos a fines de marzo.

La Superintendenta de Servicios Sanitarios, Magaly Espinosa se encuentra en Copiapó desde el lunes verificando las actividades comprometidas por Aguas Chañar en su Plan de Trabajo, tendiente a acelerar los trabajos de limpieza en los colectores de alcantarillado, lo cual permitirá aliviar la carga de aguas servidas en los colectores principales y secundarios que se encuentran afectados por sedimentos y que constituyen el mayor problema para los habitantes de Copiapó.

El Ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga informó que hasta ahora han sido despejados 4 kilómetros de los colectores principales de alcantarillado de Copiapó, de los 14 kilómetros que se consideran obstruidos. "Tenemos una situación compleja porque hay una parte importante del alcantarillado que está obstruido y en algunos lugares no funciona y en otros casos el alcantarillado está fluyendo por algunas calles", puntualizó el Ministro.

El Secretario de Estado señaló que "le hemos exigido a la empresa, que no sólo trabaje en un solo frente, que era la línea troncal que beneficia a un 50% de la población, sino que también en otros tres frentes: limpiafosas para zonas saturadas; un trabajo especial en tres poblaciones que tienen una complejidad mayor; y de la misma forma las redes secundarias que favorecen al centro. Si se trabaja en los cuatro frentes se puede salir antes del problema, hoy día se está haciendo solo en uno y queremos que se haga en todos en paralelo", enfatizó.

Por su parte la Superintendenta de Servicios Sanitarios, Magaly Espinosa informó que en cada una de las localidades de la región hay funcionarios de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) verificando el Plan de Trabajo de limpieza en los colectores supervisando el avance de la limpieza de los colectores.

Explicó que el alcantarillado de Copiapó es una situación muy compleja porque es una red muy extensa que está tapada. Respecto del estado de avance de los trabajos, señaló que lo que tiene que ver con el área troncal, que beneficia al 50% de la población, debería estar solucionado de aquí a finales de abril.

Señaló que a la concesionaria se le ha exigido un Plan de Trabajo paralelo para la limpieza del centro de Copiapó, e indicó que mientras esto demora hay una flota de 30 camiones limpia fosa para estar abordando las emergencias por barrio.

"En la medida que se vayan desobstruyendo las redes las aguas servidas podrán ir siendo evacuadas desde los domicilios para ser dispuestas, de forma tal de disminuir el riesgo sanitario para toda la población", puntualizó.

Agua Potable

En cuanto al abastecimiento de agua potable, según información actualizada de la SISS, éste se encuentra operativo 100% en Tierra Amarilla.

En Paipote el servicio está repuesto parcialmente pero aún hay 10 mil habitantes sin acceso al agua potable, los que son atendidos provisoriamente a través de camiones ajibe y estanques de 1.000 litros.

En la zona de Copiapó, exceptuando Paipote, el sistema está parcialmente operativo y 1.600 personas todavía tienen problemas de suministro.

Asimismo, tanto en Paipote como en Copiapó, se aplica un pan de restricción de presiones y cortes parciales, con el fin de bajar la carga sobre el sistema de alcantarillado.

En Chañaral se tiene un 40% de la poableción, 5.500 personas proximadamente, están sin agua a través de la red de distribución. Se atentiende provisoriamente a través de camiones aljibe y estanques portátiles.

En Inca de Oro la distribución está parcialmente operativa, por lo que un estanque del servicio se está recargando constantemente a través de vehículos que llevan agua, la que se distribuye en forma restringida a través de la red de la sanitaria.

La situación más compleja se vive en Diego de Almagro y El Salado, localidades en los que el sistema de producción no está operativo. Temporalmente diez camiones aljibes abastecen esos dos poblados.

subir