SISS de Aysén, Capitanía de Puerto y Seremi de Salud fiscalizaron aliviaderos de tormenta en Puerto Cisnes.

Según informó el jefe regional de la SISS, se fiscalizó la infraestructura de aliviadero existente el que inicialmente se encontró con deficiencias, verificando posterior reparación de la empresa Aguas Patagonia, responsable de su mantenimiento y correcta operación.

Coyhaique, 22 de octubre de 2014 .- Una fiscalización a un aliviadero de tormenta en Puerto Cisnes, construido por la empresa sanitaria Aguas Patagonia, efectuó el pasado viernes la Oficina Regional de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) en la región de Aysén junto a la Capitanía de Puerto de Cisnes y la Seremi de Salud.

Al respecto, el jefe de la oficina regional de la SISS, Giovanni Queirolo, señaló que "la inspección corresponde a un aliviadero de tormenta, infraestructura de la empresa Aguas Patagonia, que sirve para evacuar las aguas en exceso producto de la saturación de los sistemas de recolección por incorporación de aguas lluvia al sistema". "Esta infraestructura fue construida para evitar el rebase de aguas servidas tanto en la vía pública como en los domicilios del sector", agregó.

En conjunto con funcionarios de la Capitanía de Puerto, Alberto Barra y de la Seremi de Salud, Álvaro Porro, personal de la SISS realizó la mencionada fiscalización de la infraestructura, en presencia de un representante de la sanitaria, y de uno de los vecinos que denunció el mal funcionamiento de ésta.

Inspección

Según informó el jefe regional de la SISS, se verificó la deficiencia en la infraestructura, situación que fue corregida posteriormente, según pudo comprobar esta Superintendencia. De acuerdo a los principios de diseño, el aliviadero de tormenta solo opere ante saturación del sistema evitando el rebase de aguas servidas en la vía pública o en los domicilios de los usuarios.

Medidas instruidas por la SISS

Frente a la situación, la SISS instruyó las siguientes medidas, que contemplan: el requerimiento a la empresa de efectuar la correcta instalación de la tapa de la cámara con el objeto de evitar la emanación de olores molestos; aumentar la frecuencia de mantención realizada a la cámara;efectuar un monitoreo al efluente del aliviadero de tormenta de tal manera de caracterizar el agua y verificar que corresponda efectivamente a aguas servidas diluidas con agua lluvia así como implementar un control sobre la operación de los aliviaderos mediante planillas que deben estar a disposición para futuras fiscalizaciones; y medidas de mitigación consistentes en que la sanitaria remita un cronograma de medidas para evitar el uso recurrente del aliviadero mediante la revisión tanto de la infraestructura pública como domiciliaria, con el objeto de minimizar los aportes de aguas lluvia al sistema de recolección.

subir