Contenido principal

Galería de imágenes

    MOP anuncia planta desaladora y mesa de trabajo para implementar soluciones a la crisis hídrica en Copiapó

    El ministro Laurence Golborne se reunió en la capital de la Tercera Región con las principales autoridades locales y actores sociales, para coordinar la implementación de soluciones a la escasez hídrica. Explicó que para remediar la grave situación "es necesario el compromiso absoluto de la comunidad y de todos los sectores productivos".

    Copiapó, 30 de marzo de 2012.- El ministro de Obras Públicas, Laurence Golborne, llegó a Copiapó para anunciar una mesa de trabajo permanente que constantemente busque soluciones y genere medidas para enfrentar la escasez hídrica que existe en la Tercera Región.

    El titular del MOP, quien fue acompañado por la Superintendenta de Servicios Sanitarios, Magaly Espinosa, se reunió con las autoridades locales y los actores sociales que representan a los diferentes sectores afectados por la falta de agua.

    "El Ministerio de Obras Públicas, a través de los distintos organismos responsables de la política de agua en el país, lleva meses trabajando en la situación de la cuenca hídrica del valle de Copiapó. Es una cuenca que tiene una sobrexplotación desde hace muchísimos años. Durante la década del 90 y la década del 2000 se vendieron derechos de agua que hoy ascienden a 19,6 metros cúbicos por segundo cuando la capacidad de recarga de agua es apenas el 20% de esa cifra", explicó el ministro.

    En esta línea, Golborne se refirió a medidas de corto, mediano y largo plazo para la región.

    "Los cortes que se están produciendo hoy, o que se puedan producir, se deben a problemas de tipo operacionales, dado que las redes de agua son bastante antiguas. Se han atacado los temas de fondo para evitar que exista un problema de suministro para la población. La disponibilidad de agua está asegurada para 2012 y 2013. Por tanto, podemos decir a la comunidad de Copiapó, y a toda la región, que puede tener tranquilidad, en cuanto la disponibilidad de agua para utilizar de forma razonable y cuidadosa", afirmó el ministro.

    Entre estas definiciones se cuenta la instrucción que formuló de la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) a la empresa concesionaria Aguas Chañar de construir plantas elevadoras, 10 nuevos pozos y el arriendo de otros existentes. Asimismo, una planta de tratamiento de calidad de agua, que entrará en operación este año.

    Estos trabajos se suman a la permanentemente labor, que la SISS ha realizado en terreno para monitorear caudales de producción y cortes que afectan a la población, además de los análisis de calidad de agua, adicionales a los realizados por la empresa Aguas Chañar.

    Esta Superintendencia también instruyó a la sanitaria la disposición de cuadrillas para reparar, en el menor tiempo posible, las roturas de matrices que generan el consiguiente corte de agua, pese a la disponibilidad del recurso. Así también, se instruyó que adelante, como máximo hasta el 30 de abril, el plan de inversiones que tenía previsto originalmente para 2015.

    Planta desaladora

    En el plan de largo plazo, el ministro Golborne afirmó que se considera la instalación de plantas desaladoras, las cuales tienen la capacidad de tomar agua del mar y transformarla en agua dulce para producir agua potable.

    "Esperamos considerar estas nuevas fuentes en el trabajo conjunto de ese plan de inversión de Aguas Chañar, para que se desarrolle una planta desaladora destinada al suministro de agua potable en la región. De esta forma Copiapó dejaría de depender de las napas subterráneas, que hoy pueden tener un grado de sobrexplotación, y así el suministro de agua potable provendría de una fuente distinta, como es la tecnología de desalinización de agua", dijo el ministro Golborne.

    "Hoy existen seis proyectos distintos de desalación que están en sus diversos trámites de elaboración. Podemos utilizar alguno de ellos, personalizarlos, o desarrollar otros nuevos que nos garanticen que la ciudad de Copiapó va a tener nuevas fuentes de agua de aquí al año 2017", manifestó el titular de Obras Públicas.

    El secretario de Estado agregó que "el sistema es exitoso en países como Arabia Saudita, Estados Unidos, Israel, Japón y España, que cuentan con una importante producción a partir del agua desalada. Asimismo, en nuestro país la Región de Antofagasta cuenta con esta tecnología que hoy abastece a un 60% de sus habitantes", declaró.

    En cuanto a los aspectos que Aguas Chañar debe subsanar en el mediano plazo, se considera la construcción de pozos en nuevos centros de producción, plantas elevadoras hasta centros de consumo, refuerzo del sistema de distribución, estanques de seguridad para reserva de abastecimiento, mejorar las redes de distribución y disminuir las pérdidas de agua en al menos un 10%.

    El MOP trabaja en convenios con empresas mineras que permitan el uso de sus pozos para el consumo humano. Ya existe un primer acuerdo con Minera Candelaria, operada por la norteamericana Freeport-McMoRan, que permitirá traspasar a la autoridad pozos con derechos de agua por más de 100 litros por segundo.

    La reunión sostenida por el Ministro, contó con la presencia de la intendenta de Atacama, Ximena Matas, además de la subsecretaria de Obras Públicas, Loreto Silva. También asistió el director General de Aguas, Matías Desmadryl, quienes junto a la Superintendenta de Servicios Sanitarios, Magaly Espinosa, entregaron los detalles técnicos de las medidas abordadas y explicaron cuál es el diagnóstico que el Ministerio de Obras Públicas ha realizado en la región.

    Durante la reunión, el ministro de Obras Públicas explicó que la demanda a la cuenca del Río Copiapó ha crecido sostenidamente junto al aumento de la población y del desarrollo productivo en la Región de Atacama, hecho que genera un problema más grave sumado a la sequía.

    De acuerdo a proyecciones de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, la demanda por el recurso hídrico se incrementará en 20% para el año 2016, y en un 50% adicional hacia el año 2030.

    En cuanto a medidas, el ministro Laurence Golborne dijo que "el Ministerio de Obras Públicas ha dictado dos decretos de escasez para la cuenca del Río Copiapó, lo que ha permitido extraer agua desde otros sectores garantizando el abastecimiento para consumo humano".

    El ministro concluyó con un llamado a la comunidad para trabajar en conjunto en las soluciones a esta situación: "Es importante destacar que ninguna de estas medidas que ya estamos implementando o aquellas en las que debemos comenzar a trabajar podrán ser exitosas sin el compromiso absoluto de la comunidad y de todos los sectores productivos para enfrentar el problema", dijo.

    Fuente: Dirección General de Aguas