Medidores

El medidor de agua potable es un instrumento de precisión, que registra cada gota de agua que pasa desde la red de distribución hasta el interior del domicilio. Se debe respetar el sello de seguridad, protegerlo de los golpes y manipulación de terceros. Sólo debe ser manipulado por personal que la empresa sanitaria autorice.

La reposición o mantención del parque de medidores y remarcadores es de responsabilidad del Prestador. Esta mantención se realiza cuando su desperfecto proviene de causas naturales (climáticas por ejemplo), por término de su vida útil ó cuando la empresa lo estime conveniente para cumplir el nivel de calidad del parque a que obliga cumplir la Superintendencia sin costo para el cliente.

Sólo en la eventualidad que el desperfecto sea atribuible al cliente, bajo cuya responsabilidad se encuentra su custodia, dicha reposición será de su cargo. No obstante, la autorización de su cobro a través de la boleta, debe ser previamente otorgada por el propio cliente. De no obtener la empresa dicha autorización, tiene la facultad de iniciar un proceso de cobranza judicial a través de una demanda que interpondrá ante un tribunal competente. Es improcedente que la concesionaria pretenda aplicar multa a quien se niegue a aceptar el cambio de medidor, pero si puede demandar de dicha negativa ante los Tribunales de Justicia competentes. La empresa no tiene facultades para aplicar multas por ese hecho.

El medidor magnético, actualmente en uso, es de tecnología más avanzada y de más alta sensibilidad que el medidor mecánico, por lo mide hasta los mínimos consumos que el medidor mecánico no registra.

Si el cliente duda respecto del buen funcionamiento del medidor, le asiste el derecho de exigir su revisión, no su cambio, la prueba mediante la cual se revisa el medidor se denomina verificación. La verificación de medidores sólo la puede realizar la empresa sanitaria cuando no existen empresas externas debidamente registradas. Cuando si existen, el cliente puede seleccionar alguna de las empresas externas registradas. Esta verificación consiste en instalar un medidor patrón (debidamente certificado) en serie con el existente, se hacen pasar por ambos, determinados volúmenes de agua que deben ser registrados simultáneamente a fin de constatar si se manifiesta diferencia en el registro de los metros cúbicos que éstos poseen. Si esta prueba demuestra que el medidor existente está en buenas condiciones (error < + 5% SI SE INSTALÓ ANTES DEL 01.01.08 , O < + 4% SI SE INSTALO CON POSTERIORIDAD A ESA FECHA) el cliente deberá cancelar el costo de la verificación. Si por el contrario, la prueba determina que el medidor se encuentra excedido del rango señalado, el costo de la verificación será de cargo de la empresa, además deberá refacturar el período comprendido entre los 6 últimos meses anteriores al reclamo y el mes de cambio del medidor, lo cual es sin costo para el cliente.

De acuerdo a la normativa vigente, la prueba de verificación del estado de funcionamiento de un medidor, la empresa debe de realizarla en el domicilio del cliente.

Un cliente no puede solicitar directamente a ningún externo (ej. DICTUC) que verifique el funcionamiento del medidor, dado que dicho instrumento sólo puede ser manipulado por la empresa

En caso que el inmueble cuente con fuente propia, se puede instalar un medidor en dicha fuente, el cobro de alcantarillado se realizará en base al consumo de dicho medidor de acuerdo a la ley.

El traslado de un medidor de agua potable debe ser solicitado a la empresa y posteriormente puede ser realizado por la empresa o por un instalador particular debidamente autorizado y registrado en el listado nacional que lleva la empresa. En ambos casos, el costo que signifique dicho traslado, es de cargo del cliente.

Si un cliente interviene el medidor, debe asumir los costos de su reposición ya que la ley establece que el medidor está bajo su protección. Si las causas de la falla no son imputables al cliente (se rompe por congelamiento, se filtra, se detiene, se desprenden las agujas, etc), la empresa tiene la obligación de reponerlo sin costo.

subir