Origen de la regulación del sector sanitario

En Chile, el desarrollo y liberalización de los mercados, así como una creciente participación privada en el ámbito de los servicios públicos ha requerido la definición de reglas del juego que definan el marco institucional para quienes participan en ellos. Esta necesidad surge, principalmente, por las características de monopolio natural que presentan los servicios públicos y por la incorporación de agentes privados en un sector en donde los monopolios eran estatales, asumiendo el Estado, en esta nueva institucionalidad, un rol preponderantemente regulador y fiscalizador.

En aquellos mercados en que funciona el modelo de competencia, su libre funcionamiento conduce a una eficiente asignación de recursos, entendiéndose como tal aquella en que nadie puede mejorar su bienestar sin necesariamente reducir el bienestar de otros en la sociedad, es decir los recursos estan asignados de tal forma que se maximiza el bienestar social.

Cuando algunos de los requisitos de la competencia no se cumplen, estamos en presencia de fallas del mercado las que se traducen en ineficiencias en la asignación de recursos y, por tanto, en pérdidas de bienestar de la sociedad.

Las fallas de mercado se presentan principalmente frente a situaciones como:

- Presencia de economias de escala e indivisibilidades en la producción que dan origen a la existencia de monopolios naturales.
- Existencia de externalidades positivas o negativas que generan una discrepancia entre los beneficios y los costos privados y sociales.

subir

Caracterización del mercado del sector sanitario

Los servicios de agua potable y alcantarillado son prestaciones que requieren elevados montos de inversión en infraestructura, que constituyen activos fijos indivisibles de una vida útil relativamente larga, que no tiene usos alternativos y que además presentan importantes economías de escala en la provisión del servicio.

Por la naturaleza de los servicios sanitarios, su consumo genera efectos externos favorables que representan un mayor beneficio social que la sola valoración por parte de los usuarios que reciben la prestación. Asimismo, las aguas ya utilizadas que no reciben tratamiento, generalmente reportan costos para la sociedad que exceden los costos privados que enfrentarían los prestadores por el tratamiento de las mismas.

También es propio de este sector que no todos los agentes económicos tengan igual acceso a la misma información, ya que frecuentemente las empresas cuentan con mejor información o facilidad de adquirirla.

En suma, las condiciones que presenta el mercado de las empresas sanitarias favorece un comportamiento de las compañías que vulnera las condiciones de competencia, generando por tanto ineficiencias y pérdidas de bienestar social que ameritan algún tipo de intervención del Estado.

subir