SISS audita funcionamiento de plantas de tratamiento de aguas servidas en seis regiones del país

El estudio entregará un diagnóstico detallado y actualizado de los sistemas de tratamiento de aguas servidas, tendiente a instruir medidas para mantener y mejorar la calidad y continuidad de los servicios y controlando los riesgos que puedan generan molestias a la población vecina.

Santiago, 25 de octubre de 2016: Como parte de las tareas de fiscalización permanente para diagnosticar el estado y los aspectos operacionales de la infraestructura sanitaria tanto de tratamiento de las aguas servidas como de disposición de estas, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS) inició una Auditoría Especial de estos sistemas en las regiones de Coquimbo, O´Higgins, Bío Bío, La Araucanía, Los Lagos y de la Región Metropolitana, tendiente a evaluar su capacidad de operación y eventuales vulnerabilidades en términos de infraestructura, equipamiento y mantención.

La jefa del Área de Disposición de Aguas Servidas y Riles de la División de Fiscalización de la SISS, Verónica Vergara explicó que el desarrollo de esta actividad busca identificar los riesgos de generación de impactos negativos a la población que residen en zonas cercanas a estas instalaciones, y determinar las eventuales deficiencias que se observen y que afecten la calidad del servicio, de manera de instruir acciones a las empresas sanitarias que permitan prevenir y reducir las fallas que impliquen la generación olores molestos, rebases de aguas servidas, u otras situaciones que provoquen fallas.

Vergara precisó que durante la actividad se analizará la operación de las plantas de tratamiento de aguas servidas, determinando si la capacidad instalada para cada una de sus unidades es la adecuada para el tratamiento de la totalidad de las aguas servidas que tributan a estos sistemas.

"Se evaluará cuál es su condición de vulnerabilidad, es decir, si están en riesgo ya que están operando al límite e incluso en algunos casos sobre su capacidad de diseño, lo que ocurre tanto en capacidad hidráulica como en capacidad de carga orgánica y en algunos casos en ambas, y no están garantizando que el sistema cumpla con los estándares de calidad exigida por esta entidad y con la reglamentación vigente, pudiendo generar problemas de externalidades negativas tales como atracción de vectores y malos olores", explicó la profesional de la SISS.

Otro de los aspectos que serán auditados se encuentra el verificar la consistencia de la información declarada por las empresas concesionarias ante la Superintendencia, y corroborar las acciones y obras de mejoramiento comprometidas tanto en infraestructura como en equipamiento de las plantas de tratamiento de aguas servidas.

Las actividades se iniciaron a mediados de octubre, e incluyen evaluar la operación, mantención, funcionamiento e infraestructura de nueve plantas de tratamiento de aguas servidas de seis regiones del país, entre ellas: una en la región de Coquimbo, cuatro plantas en la Región Metropolitana, una en la Región de O´Higgins, una en la Región del Bío Bío, una en la Región de La Araucanía y una en la Región de Los Lagos.

subir