SISS se reúne con representantes de todo el país para potenciar Planes de Emergencias en servicios básicos

Organismos públicos y empresas concesionarias constituyeron mesas de trabajo para el desarrollo de Protocolos regionales de abastecimiento alternativo de agua potable para casos de emergencia, iniciativa impulsada por la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

Santiago, 24 de octubre de 2016: Representantes del sector público y privado de las regiones Metropolitana, Arica y Parinacota, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Maule, Los Ríos y Los Lagos han participado en mesas de trabajo intersectoriales para desarrollar Protocolos regionales de abastecimiento alternativo de agua potable, destinados a asegurar un adecuado servicio en condiciones de emergencia, derivadas de desastres tales como terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas, inundaciones y sequías prolongadas.

Los encuentros, liderados desde las respectivas Intendencias Regionales y coordinadas desde las Direcciones Regionales de la Oficina Nacional de Emergencias (ONEMI), han contado con el apoyo de profesionales del Ministerio de Salud, del Ministerio de Obras Públicas, Ministerio de Educación, la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS), y municipalidades, quienes junto con las empresas concesionarias de servicios sanitarios, han abordado metodologías de gestión integrada de riesgos sobre la base de las experiencias recogidas en situaciones vividas en el país, como los terremotos y tsunamis de 2010 y 2015, erupciones volcánicas, los aluviones de Atacama, y las condiciones de escasez hídricas que afecta a la zona centro sur del país.

El Superintendente de Servicios Sanitarios, Ronaldo Bruna destacó que después de la ocurrencia de un evento que impacte los servicios de agua potable, alcantarillado y el tratamiento de aguas servidas, se convierten en el bien más importante para la población afectada, y su escasez o eventual contaminación puede tener consecuencias graves sobre la salud pública, "por lo que resulta indispensable que las empresas concesionarias dispongan de planes que den respuesta adecuada y oportuna a las necesidades de las personas".

Precisó que la SISS ha exigido a las empresas concesionarias de servicios sanitarios de todo el país actualizar periódicamente sus planes de emergencias, definiendo las acciones necesarias para lograr la reposición y funcionamiento del servicio, así como la distribución de agua potable por medios alternativos, en caso de ser necesario.

"Resulta indispensable la articulación del trabajo público - privado ante la ocurrencia de un evento inesperado, que pueda producir cortes masivos o prolongados del suministro de agua potable en una localidad, en función de los daños a la infraestructura sanitaria y de la población afectada. Esto convierte a la reposición del servicio en un proceso crítico, por las repercusiones que tiene la falta de agua potable en la salud pública y bienestar de las personas, así como en la normal operación de equipamiento básico en recintos críticos, tales como hospitales, albergues, cárceles, entre otros clientes sensibles", advirtió.

El titular de la SISS explicó que este trabajo se desarrollará en todo el país, e incluye el análisis de la Política para la Gestión de Riesgos de Desastres, a través de la cual se considera un marco conceptual común con definiciones y alcances para que las empresas concesionarias se enfoquen en mejorar los aspectos de sus planes de emergencia para alcanzar un estándar deseado.

En el marco de este trabajo, se encuentra en pleno desarrollo el Plan Estratégico Nacional para Gestión de Riesgo de Desastres, en el cual se encuentra la SISS participando activamente, principalmente en la elaboración de los protocolos que impliquen un corte masivo de agua potable, entre los que se encuentran las tareas previas a la ocurrencia de un evento, como el alistamiento de los recursos disponibles.

Entre ellos, la identificación de elementos de distribución alternativos de agua potable, tales como camiones aljibe, estanques portátiles u otros; y promover la revisión permanente del nivel de capacitación de los operadores, así como del estado de funcionamiento y de los permisos de operación de los equipos mecánicos. También, la identificación de clientes sensibles que requieren abastecimiento preferente durante una emergencia, como son hospitales, centros penitenciarios, asilos de ancianos, centros de diálisis, casas de reposo, centros de rehabilitación, consultorios y otros centros asistenciales de interés público.

Con esta iniciativa se espera una mejor atención a la población en situaciones como las descritas.

subir